miércoles, 3 de abril de 2013

Consejos; Prebases de sombras.

Si eres de las que has convertido el maquillarse los ojos en un arte solo comparable con el que creaba Picasso, este será tu producto.

Si cuando te maquillas, lo haces con todo el esmero y tacto del mundo,  pero al cabo de las horas se te hacen pliegues en el párpado, se te van "resbalando" las sombras y se te pone un cabreo que no veas, lo que necesitas es una buena prebase de sombras de ojos.


La función de la prebase es crear una capa entre la piel del párpado y la sombra de ojos, de manera que el pigmento de la sombra no sea absorbido por los aceites naturales de nuestra piel (el párpado en este caso) ya que es una de las zonas mas grasas de nuestra cara, y poder alargar así su duración y rendimiento.

Hay varias marcas que comercializan este tipo de productos, pero la composición es muy similar en todas ellas, y sus componentes principales suelen ser Talco e Isododocane.

El Talco, es un mineral suave que tiene diversos usos en cosmética, destacando que es absorbente, anti aglomerante y mejora la adherencia del producto en la piel.

El Isododecane es un hidrocarburo que se usa como emoliente en el cuidado de la piel (para suavizarla). Es perfecto para cualquier productos fluido debido a su extensibilidad. Se vapora fácilmente y deja una sensación de ingravidez en la piel. Es completamente soluble en siliconas, hidrocarburos, alcoholes... por lo que se utiliza en un montón de productos cosméticos como máscaras de pestañas...
Está considerado como no-irritante, a menos que exista una exposición prolongada o una alergia.

Los ingredientes anteriores están en la mayoría de prebases de sombras, pero no son los únicos. La formulación de las mismas cambia de unas marcas a otras, por ello unas pueden funcionar mejor y otras peor.

Debo decir que en mi maquillaje diario no la suelo utilizar todos los días, porque como no me hago cosas para nada logradas, tampoco necesito que aguanten excesivamente. Los fines de semana, que es cuando me maquillo con mas tiempo y mas tranquilidad, si que acostumbro a utilizarla, o algunos días en verano que se que voy a sudar y puedo acabar como un Ecce Homo, me aseguro la durabilidad de las sombras con una prebase.
Mi prebase de sombras, con la que estoy mas que encantada, es la Shadow Insurance de Too Faced.  Para aplicarla saco un poquito (mas o menos el tamaño de una cabeza de alfiler) y lo distribuyo por el párpado con el dedo anular. Lo dejo unos minutos para que seque y me empiezo aplicar sombras.
Ahora que ya sabéis para que se utilizan, tampoco os obsesionéis, hay muchas personas que no las utilizan y nunca han tenido problemas, de hecho hasta hace relativamente poco no se sabía ni de su existencia y no había ningún problema, aunque hay que reconocer que es un buen invento para personas con los párpados excesivamente grasos a los que les salen pliegues con facilidad.

¿que os ha parecido?

Jennifer García.

No hay comentarios:

Publicar un comentario