miércoles, 25 de enero de 2017

Todo avanza.


Todo avanza. Todas las mañanas la misma rutina, mi alarma suena a las 6h de la mañana y repite de nuevo a las 6.05h, un día tras otro. En esos 5 minutos decido que me voy a poner. De manera torpe y a oscuras me trato de incorporar en la cama, pero tiro de linterna del móvil para no despertar a mi chico que está a mi lado.

A esas horas de la mañana elijo la ropa lo mas rápido que puedo y salgo a hurtadillas para que no se despierte, a él le quedan un par de horas de sueño aún. Me visto en el baño, en silencio y no me maquillo, mientras dejo la ropa que me voy a poner encima del mueble, meto en el microondas el desayuno de hoy, que generalmente suele ser una infusión sin azúcar.

Me visto, desayuno mirando Instagram Stories en un repaso de unos 5 minutos y vuelvo al baño a cepillarme los dientes y echarme las cremas de rigor, una para la cara y otra para el contorno de ojos y labios. Arreglo mi pelo como buenamente puedo, meto en el bolso el almuerzo del día, las llaves, la cartera, el móvil... y voy a despedirme.

En menos de 20 minutos estaré sentada frente al ordenador en el trabajo, con mil cosas en la cabeza, con el teléfono sonando, con muchas cosas que atender que parecen que van en aumento de un día para otro y así hasta las 3 de la tarde.

Vuelvo a casa y preparo la comida si no está hecha o me siento a comer con mi chico que me está esperando con la mesa puesta, 15 o 20 minutos de siesta y a funcionar de nuevo.

Depende el día tengo que estudiar algún curso en que me he metido (estilismo y maquillaje) o hasta ahora ir a hacer prácticas para el carnet de moto, también andar pendiente de tener que ir a hacer compra, ver a mi familia y amigos, deporte... en el mejor de los casos a las 22.30h estoy duchada y cenada esperando frente a la televisión con una peli o serie, preparada para irme a la cama por que mañana todo vuelve a empezar.

Y así un día tras otro, pero soy mujer de costumbres, prefiero adaptarme a una rutina porque cuando no la tengo no se ni por donde empezar.

Y tu ¿eres de rutina o de ir improvisando?

Gracias por leerme!


No hay comentarios:

Publicar un comentario