miércoles, 20 de diciembre de 2017

Causalidad - no pude menos.





El pasado 25 de noviembre fue el día contra la violencia de género. Esa semana, si recuerdas, se estuvo hablando del tema de la presunta violación por parte de los miembros de “la manada” a una chica en los San Fermines el año pasado y esto se sumó a los casos de acosos sexuales denunciados en Hollywood.

Toda esta maraña de noticias han venido salpicando los telediarios y la prensa de nuestro país desde hace meses, lo que a mí me hace cuestionarme diversas cosas, entre ellas, el si esto es una coincidencia o simplemente una causalidad. Has leído bien, causalidad, yo no creo en la casualidades por lo que no creo que esto sea una casualidad mas, en realidad lo que pienso es que muchos colectivos (en este caso el femenino) han estado reprimidos durante muchas décadas y por fin estamos dejando a un lado el miedo para poder denunciar los “abusos” a los que nos hemos visto sometidas.

Antes de que nadie se eche las manos a la cabeza quiero matizar que no me considero ni machista, ni feminista, que soy consciente de que hay hombres sometidos a trato degradante por mujeres y esos son los que menos salen en prensa, pero ese no es el tema del que quiero hablar hoy.

Durante años a las mujeres se nos ha considerado el sexo débil, si una mujer no se quería casar o insinuaba la idea de no tener hijos se consideraba una aberración, pocas veces se pregunta/ba si quieres ser la mejor en tu trabajo o prefieres pasarte la vida viajando y sin ninguna preocupación más que tú misma. La respuesta afirmativa a cada una de las preguntas anteriores consigue que la persona que simula la pregunta sienta que eres una egoísta o que estás loca, sin dar lugar a cuestionarte si eso realmente te hace feliz.

Cuando incurrimos en el mercado laboral ya se diferenciaban los trabajos de hombres y mujeres, como si una mujer no pudiera ser banquera o un hombre cocinero y… ¿Por qué esa manera de encasillarnos?.

Cuando un bebe viene al mundo, sea del sexo que sea, no sabe que es lo que tiene que elegir pero estarás de acuerdo conmigo en que cuenta con todas las opciones. A medida que creces, es la presión social la que “marca” de algún modo tus decisiones, puesto que se sigue lo que se ha visto toda la vida  y eso es un error ya que el pensar que algo se haya hecho así siempre, no quiere decir que sea lo correcto. ¿No será mejor centrase en ser felices y hacer cada uno lo que nos da la real gana? Siempre con respeto y con unos límites lógicos puesto que vivimos en una sociedad civilizada.

Volviendo al tema con el que abría este post, en mi opinión, que ahora se vean más casos denunciados considero que no es más que porque se ha perdido el miedo. Ha habido actores varones apoyando los testimonios de compañeras de profesión porque en el momento ellos también lo vivieron, y poco a poco iremos acabando con este estigma social (afortunadamente) ya que el respeto de una persona comienza donde empieza el de otra, y que hayamos vivido reprimidas durante años por motivos religiosos y/o educacionales no da derecha a nadie a abusar de nadie.

Ahora aparece el miedo, claro. Muchas personas que han tenido comportamientos inadecuados se sienten identificadas y se asustan cuando sale un caso en prensa, no vaya a ser que el siguiente sea el suyo y todo el mundo vea su cara en los telediarios del país… como los de “la manada” que tras abusar presuntamente de una chica en un portal, entre 5,  dejarla desnuda y robarle el teléfono móvil deciden compartir los videos que han grabado mientras culminaban su “hazaña”, en un grupo de whatsapp, imagino que para celebrar su hombría, y luego piden privacidad, ¿acaso esa privacidad no se pierde un poco cuando tú mismo expones eso en un grupo de whatsapp?

Y estoy de acuerdo en que todos tenemos derecho a un juicio justo, a que siempre seamos inocentes hasta que se demuestre lo contrario y a tener un abogado que vele por nuestros intereses y defienda nuestra persona, pero ¿no toca ya una revisión de las penas? ¿no toca empezar a cuestionarse que muchos de los violadores no se rehabilitan jamás? ¿no toca considerar lo importante y dejar de mirar hacia otro lado rellenando horas y horas en los telediarios del país?.

Estamos comenzando una época de cambios, espero que esto no caiga en saco roto y por fin alguien tome conciencia de la situación, si digo que hay un país en que se comete una violación cada ocho horas estoy segura de que no crees que sea España, pues lo siento por ti pero la realidad, según las estadísticas, así lo confirma.

Causalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario