martes, 15 de abril de 2014

Nadie como tú...




Yo tengo una vida muy vinculada a las redes sociales, “demasiado pública” me dijeron una vez… pero ese no es mi verdadero yo, ya que ahí salgo con mi mejor  (o peor en muchos casos) cara, no deja de ser una pose, un buen ángulo… y algunas veces retocada con un filtro que alisa la piel.

Sigo siendo una persona que llora cuando no la ven, pero que no me importa llorar cuando me ven, si me sale de dentro y me apetece, lloro y se acabó, pero trato de no incomodar a nadie y a pesar de poder estar muy deprimida, muestro la mejor de mis sonrisas.


He fracasado muchas veces y ahora mismo no estoy del todo contenta con mi vida, algo que si me quita el sueño, pero eso no evita que entre semana esté riendo con mis amigas de bar en bar o que los fines de semana salga de fiesta, con mis zapatos, mi vestido y mi maquillaje, aparentando ser una persona agradable y alegre, pero eso no cambia nada, sigo viendo lo mismo en la gente.

Tengo mil ideas locas, mil tareas pendientes, mil cosas que me gustaría hacer y que acabo rechazando porque no se con quien podría compartirlas y prefiero seguir haciendo lo que hace la mayoría, reprimir mi alma y mi espíritu aventurero, pero creo que eso también tendrá fecha de caducidad.


Las personas que me rodean me dicen que tengo todo para ser feliz, pero no ven mi vida como la veo yo, no saben que algunas noches lloro sola, ni saben lo que he vivido para poder llegar donde estoy, ni tienen mis miedos a lo que pueda ocurrir, ni mi cabeza con sus confusos pensamientos.

Muchos pueden pensar que llevo una vida perfecta pero… ¿sabes qué? Que ni mi vida es perfecta ni la tuya lo será nunca probablemente, y un dia te darás cuenta que tu éxito social no se basa en lo que tu sepas de tal o cual tema, sino en los likes que recibes en una foto, los comentarios o las felicitaciones en Facebook por tu cumpleaños, pero… ¿Cuántas de esas personas te conocen realmente?.

Hace tiempo me di cuenta de que el amor no existe sin la imperfección, y por cosas como esa decidí que prefiero ser como soy y mostrarme a quienes me rodean que aparentar lo que no soy para ser aceptada.


Si lees esto, piensa en si quieres ser otra persona o si por el contrario prefieres aceptarte tal como eres, este mundo necesita personas reales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario