domingo, 20 de abril de 2014

no quiero ángeles de la guarda...





Ha llegado tu momento, el momento de enorgullecerte por lo que has hecho, el momento de sacar pecho y seguir tentando a tu suerte. Esta si es una despedida, ahora poco a poco te has ido de mi vida, y no te he echado pero si que te estoy invitando a que te vayas.

Mis palabras te dan igual, como siempre, y lo siento si no fui lo que esperabas, o no entiendes mi comportamiento, pero si me conoces un poco ya deberías saber como funciono en esto del amor, una decisión como la que he tomado es irrevocable, tuviste tus oportunidades y decidiste jugártela, me parece perfecto, pero ahora no me hagas participe de tu error porque no es cosa mía, mas que nada porque no ha sido  un error, es un acierto, encontrarás algún día lo que sea que estás buscando.

No te deseo nada malo, a estas altura debes tenerlo claro, pero si algún día alguien te hace sentir lo que tu me has hecho sentir, sabrás verdaderamente de lo que hablo.

Como te dije, esto es una despedida, se acabaron mis palabras, últimamente por respeto y educación, se acabaron mis tiempos, mis muestras de confianza, y mis apoyos. Como sabrás ya, en estos 8 meses miraba solo por ti y por tus ojos, ahora hay alguien que mira por los míos, y repito lo dicho muchas veces, mi vida la controlo yo, me puedo equivocar (creo que está claro y que no hace falta que entre a recordarlo mas veces) o puedo acertar (eso el tiempo me lo dirá) pero a diferencia de ti, creo que quien no arriesga no gana y prefiero lamentarme por haber perdido a tener que llorar por no haberlo intentado.

Que seas muy feliz, yo me salgo de la historia que tu escribes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario