martes, 13 de febrero de 2018

Hoy era el día.



Hoy era el día. 

Hoy comenzaba a rodar en la calle entre semana ya que con las horas de luz de las que disponíamos en este tiempo era un poco complicado salir en la bici sin que me pillara la noche. Pero antes de llegar a esto, empecemos por el principio.


Llevo desde Noviembre entrenando en MTB, no se si lo he dicho mas veces pero por si puede servir de ayuda lo cuento de nuevo. La rutina que yo comencé, era una propuesta de Cabri (Cabri lucha orevienta) que iba por pulsaciones. 

Empecé rodando 5 horas y media semanales e iba aumentando media hora cada semana dividiéndolo en cuatro días. Al principio todo ello en rodillo, salvo los fines de semana que salía por mi cuenta y hacía horas en la calle. Allá por mediados de Diciembre se me encendió la bombilla y lo que al principio era algo de deporte para mejorar  y no pasarlo mal cuando salía en bici, empezó a ser algo que “necesitaba” para aliviar el estrés

En todo ese tiempo no fallé a un entrenamiento ya que la obligación en todo momento es únicamente conmigo misma y sería absurdo pero un tiempo después pensé; “solo rodar se queda cojo, necesitaré ganar algo de fuerza en las piernas y brazos” y empecé a investigar.  

Desde Enero la rutina que sigo es bastante más estricta, estoy haciendo entrenamientos por pulsaciones durante 6 – 7 días a la semana (depende de la semana tengo o no descansos) y 3 días (lunes, miércoles y viernes) tengo a mayores entrenamientos de fuerza. Actualmente las series de fuerza se componen de 3 series de 20 repeticiones cada una de; sentadillas, sentadillas búlgaras, flexiones, pesas, planchas… 

Los entrenamientos entre semana en el rodillo más o menos son fáciles de seguir, siempre se pueden amenizar con una serie (en mi caso Elementary), pero el salir fuera de casa los fines de semana es otra historia. 

Mis salidas siempre las hago sola, no entreno con nadie y el primer problema que me surge es el desconocimiento de las zonas en las que me muevo. Si, si, lo sé, poco a poco me iré conociendo los sitios pero mientras tanto me pierdo algunas veces y se dan dos situaciones, o encuentro sitios que son una pasada de bonitos y tengo que parar solo para poder disfrutarlos unos instantes, o me encuentro con una pandilla de cazadores o caminos cortados que me obligan si o si a buscar alternativas.

El segundo problema que me surge es que me traiciona la mente, este fin de semana que viene por ejemplo, tengo programada por entrenamiento una salida de 3,5h y ya preveo que a la hora de haber empezado a rodar, mi cabeza me va a ir machacando para volver a casa. Soy consciente de que eso también lo tengo que entrenar (y bastante testaruda como para tratar de acabar aguando) pero es cierto que el salir sola es un poco cargante a veces. 

Hay quien lo recomienda cuando son entrenamientos, puesto que no estamos  todos al mismo nivel y si vas más rápido que la persona con la que sales, te toca esperar y si vas más despacio probablemente te lleven “al rastro” y no sigas tus pulsaciones y por ello falles a tu entrenamiento.

Sea como fuere, lo bueno de este deporte es que es reto tras reto y todos son a nivel personal. Me da igual ir mas lenta que no se quien, o subir menos desnivel que no se cual, he conseguido ir avanzando y sábado volví muy satisfecha porque mejoré tiempos y hace un par de semanas bajé 10 minutos en una subida con respecto a Septiembre, por lo que algo debo estar haciendo bien y es solo cosa mía.



Hoy me desperté contenta porque ayer era mi última sesión de rodillo (en principio) y hoy rodaba hora y media en la calle (genial para entrenar mi mente también!)  pero aquí está nevando y no voy a poder hacerlo, toca entrenar en casa durante una hora con series para no faltar al entrenamiento

Al final acabo organizando la tarde para que, aunque sea con calzador, pueda meter todo esto de algún modo para seguir cumpliendo mis objetivos, por que si, amigos míos, yo también pertenezco a ese grupo de personas que cocinan, planchan, barren y friegan, ponen lavadoras, hacen yoga, leen libros y pasan tiempo con los suyos. 


Esta entrada, por si sola, no tiene mucho sentido, si no os digo que el motivo de la misma es que la nueva etapa del canal comenzaba hoy, con la que se suponía era mi primera salida entrenando en la calle entre semana, entenderíais a lo mejor el por qué de todo este texto, pero también puedo añadir que no se si a alguien le pueden servir las cosas que cuento, pero si tenéis alguna duda solo tenéis que escribirme! 






GRACIAS POR LEERME

No hay comentarios:

Publicar un comentario