lunes, 24 de septiembre de 2018

Se fuerte.


No sé si es fortaleza, si es amor propio, egoísmo, necesidad de autoprotección o dignidad. No sabría expresar la diferencia entre las actitudes cuando se trata de afrontar situaciones desagradables. A nadie le gusta sentir que sobra, que ya no hace falta, que lo que antes era todo ahora ya no es nada y es aquí donde se debe marcar la diferencia, siempre y cuando la actitud que tomes te de conformidad ayudándote a enfrentar el problema.

Todos tenemos algún amigo, pareja, familiar.. que nos ha dado una noticia que no queremos escuchar, de la índole que sea y hay quien actúa como si no pasase nada y continúa con su vida, o quien se lo lleva a lo personal porque por el valor del vínculo considera que es así como debe hacerse, sin pensarlo y sin querer.

A veces nos afecta en mayo o menor grado pero es aquí el lugar en que reside la fortaleza y todo a lo que hacia referencia cuando empecé a escribir…. Ver a un amigo mal por una ruptura, o a un familiar cercano atravesando una mala época laboral, o a alguien que queremos con una enfermedad… Es aquí donde las personas se hacen grandes o pequeñas e insignificantes, porque quien no estuvo cuando hizo falta, a las buenas es mejor que tampoco se apunte que para eso si que vale cualquiera.

Realmente, bajo mi punto de vista, los sentimientos a los que hice referencia arriba se pueden diferenciar según de lo que hablemos, si es algo que te pasa a ti en primera persona o es algo que le pasa a alguien cercano y dentro de esto, depende del grado de cercanía. No obstante, las personas por lo general tendemos a ser de empatizar mas bien poco y luego cuando a nosotros nos pasa es cuando queremos que se queden los demás.

¿Qué pides en el día de hoy? Yo lo tengo claro, un poco mas de fortaleza para afrontar lo que queda, un poco más de paciencia y medio grado mas de empatía y autocomprensión. Solo así podremos seguir avanzando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario