jueves, 22 de agosto de 2019

GAME OVER



  Juguemos a pensar que todo vale, que cualquier persona te puede hacer feliz,
  Juguemos a no sentir que nos viene bien cualquiera que nos presta un mínimo de atención  por no querer afrontar que estar solos nos da miedo,
  Juguemos a intentar convencernos de que las decisiones que tomamos las hacemos siendo sinceros con nosotros mismos en vez de a darnos cuenta que lo hacemos solo porque no queremos ver en que nos hemos convertido,
  Juguemos a aferrarnos a cualquier situación que nos da una conformidad momentánea fingiendo felicidad cuando en realidad no queremos ver lo que estamos haciendo,
  Juguemos a llamar amor a lo que en realidad es un mal polvo sin sentimientos,
  Juguemos a creer que no cometemos errores nunca y que todo lo que nos pasa siempre ha sido culpa de los demás,
  Juguemos a considerar que nos merecemos que nos traten como reyes a pesar de habernos convertido en mierda, solo por no querer ver como desmerecemos a quien nos deja disfrutar de su compañía a tiempo completo y sin pedir,
  Juguemos a no sentir, no vivir, no luchar y no sacrificarnos por nada,
  Juguemos a las rupturas amorosas, a pensar que solo a ti te han pasado, a imaginar que solo tú lo has vivido y que por eso nadie entiende lo que tú estás pasando,
  Juguemos a ser egoístas solo por pensar que nos merecemos ser como nos de la gana y confundiendo el egoísmo con el amor propio…

Y quizás cuando acabe el juego, te des cuenta de que no eras tan importante, de que las cosas que hacías o explicabas las vivían mil millones de personas más y no eras un ser único en el universo.

 Quizás te des cuenta también  de que el sufrimiento con el que te has acostumbrado a vivir no era mas que algo a lo que tu te aferrabas en tu cabeza por no querer afrontar la realidad, y quizás, y solo quizás, comprendas que la vida no es un juego y estás dejando que la tuya se vaya a la basura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario