martes, 10 de septiembre de 2019

ERA TECNOLOGICA



Hoy ha pasado. 

    Llevo un tiempo en que borro todas las conversaciones del día en mi whatsapp antes de irme a dormir. Las elimino todas menos las que tengan algo excesivamente importante que tenga que contestar o dos de ellas que son fijas desde hace años.
   Estamos demasiado acostumbrado a la inmediatez y siendo sincera a mi me produce muchísima ansiedad. Mi vida es algo mas que pegarme a una pantalla las 24h y aún así ya considero que hago demasiadas horas pegada a ella.

    Cuando me incorporé al trabajo después del accidente tenía muchísimos correos electrónicos en la bandeja de entrada y ¿sabes que hice? Los archive sin contestarlos, algunos creo que estaban contestados, pero lo que pensé fue que si algo era tan excesivamente importante, alguien me volvería a escribir solicitándome lo que sea que necesitase. ¿sabes cuantos correos he recibido reclamando algo de aquellos meses? Ninguno.

    Leí un libro de gestión del tiempo y era una de las cosas que te mandaba desechar, el tiempo se nos va en chorradas y las redes sociales, el whatsapp y el correo electrónico forman parte clara de esas chorradas.

    He eliminado mi cuenta de Facebook y vivo bastante tranquila no teniendo que estar pendiente de noticias ni eventos, llevo como 6 meses sin ella y no lo echo de menos, las cosas como son.

    Ahora viene la segunda parte de la historia, hace unos 3 minutos he puesto el móvil en modo avión. Quien me conoce sabe que soy todo lo contrario a una persona anti social pero me he visto francamente abrumada. Son las 9 de la mañana y el ritmo que estaba cogiendo la situación me ha hecho prever que se me iba a ir de las manos y como quiero estar centrada a una cosa sola, he cortado el problema de raíz. No quiero sentirme improductiva que eso me frustra mucho y no me gusta.

    El whatsapp no es malo, todo el mundo puede hablar por donde le de la gana y es una herramienta práctica, ahora bien, esas amigas con las que llevas meses sin quedar a solas para tomar un café porque se han ennoviado y su vida no rema en la misma dirección – yo, irónica persona triste y soltera xD – no pueden mandar un mensaje para ver que tal estás porque las cosas no son así.

¿en que momento la era del a informática nos ha convertido en autómatas y meros desconocidos?
Me niego a pensar que esto es lo que hay, voy a seguir usando las herramientas, soy fan de la tecnología y entiendo que nos conecta con el mundo pero de ahí a tener que condicionar mi vida a ver el mundo por una pantalla y centrar en ello todas mis relaciones personales… hay un abismo.

Por lo pronto hasta que no me vaya del trabajo el teléfono va a quedar como está, ahorra batería y yo no pierdo el tiempo con conversaciones banales, insulsas y sin fundamento.

Me he agobiado, lo reconozco.

Ten un gran dia!


No hay comentarios:

Publicar un comentario