jueves, 10 de octubre de 2019

CLASE DE BOTANICA PARA PRINCIPIANTES


     

 Los recientes sucesos acontecidos me han impulsado a hablar de botánica. Si, lo sé, haters del mundo, tengo la misma idea de botánica que de dominio de las ciencias oscuras en la era de Napoleón, pero que le voy a hacer, es mi blog y puedo soltar lo que me sobra como me de la gana. Comenzamos:

        

CLASE DE BOTANICA PARA PRINCIPIANTES.

        En algún momento de tu vida vas a vivir algo que te hará recordar mi clase de botánica de iniciación. ¿Cuántos libros has leído sobre plantas tóxicas?¿y sobre venenosas? Puede que muchos, pocos o ninguno. Ciertamente, yo sobre tóxicas si y es aquí donde te voy a resumir mis lecciones aprendidas:

  1. Como identificar una planta tóxica: todo el mundo se rodea de plantas, las hay bonitas y con flores, las hay verdes y frondosas, las hay como los cardos y las hay tóxicas, trepadoras y enredaderas. Es, en estas últimas, en donde debemos tener cuidado pues, tienen el poder de convertir en mierda todo lo que tocan. Ojo, no me malinterpretes, no hablo en forma literal pero corrompen las situaciones que las envuelven, a las personas que las rodean y generan, sobre todo, malos sentimientos.

  1. Como funciona una planta tóxica, trepadora y enredadera; estas plantas, en su reino, se creen las influencers mas top que te puedas encontrar, se nutren de hacer el mal cuando creen que hacen el bien, ascienden a pasos agigantados ya que su espíritu y capacidad de trepar aumentan, con ganas, a medida que merman el de las plantas de su entorno, por eso nunca las verás rodeadas de rosales, ni de calas, tampoco de cardos. Son especies vegetales solitarias que vagan por el mundo puesto que lo único que tiene como forma de vida es ascender y tratar de llegar a la cima “pisando” por los caminos de los demás.

  1. Que hacer si te encuentras con una planta tóxica, trepadora y enredadera; nada. Eso es, nada, absolutamente nada. Las plantas así poco a poco acaban marchitándose, las otras plantas se acomodan a su sol, su fotosíntesis, a recibir el aroma agradable y positivo de las plantas de su entorno y poco a poco, la camuflada planta trepadora deja ver, sin querer, sus estigmas y acaba quedando relegada a la terraza de la zona norte de cualquier piso de mala muerte en la ciudad, para finalmente morir en un frio invierno porque alguien se olvidó de guardarla y cuidarla. Son unas plantas tan soberbias que no necesitan cuidados especiales, un poco de agua y ya, se abonan solas (pues ya de por si están llenas de mierda) y con la simple carencia de atención, cuando tratan de colonizar, se convierten en lo que son.

  1. Fin de la lección. Que me perdonen las verdaderas plantas del mundo que ellas si que no tienen culpa de nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario