martes, 15 de octubre de 2019

No soy una persona de la que te enamorarías.




Hoy estoy un poco hundida (poco), siempre suelo estar bien pero los procesos hormonales pre menstruales me convierten en un ente taciturno y alguien malo para mi misma, lo que me hace cuestionarme cosas que a menudo me resultan sumamente irrelevantes.

No soy alguien de quien enamorarse, he dormido 5 horas y me he despertado pensando en ello. Nunca, en mis 32 años, nadie ha decidido venir a rescatarme de lo que sea que pueda atormentarme, hace años aprendí que no va de princesas mi cuento, que el príncipe azul no existe y que yo soy una Brave Indomable de la vida que no espera nada que no pueda obtener por si misma.

Cuando alguien me dice que me ayuda o que “está para lo que necesite” siempre pienso en; “ a que precio?”.

En el amor he sufrido (como todos) y por eso me encuentro con una filosofía de vida en que solo quiero conseguir lo que me he propuesto y no espero nada del mundo que me rodea.

Cuando un chico se me acerca me mantengo distante, trato de dejar entre ver que soy una loca salida del infierno, y si aun así, esa barrera la supera, me lo tomo con calma y voy dejando de escribir o manteniéndome cada vez mas distante.

Soy muy feliz con la vida que he elegido vivir ahora, llevo año y algo disfrutando de mi propia compañía y dedicando mi tiempo a quien realmente lo merece, y ha habido satélites, pero los extremos siempre son malos y tan malo ha sido el querer acercarte como el querer tenerme lejos.

No se vivir esto que todos denominan amor, me enamoré una vez y me destrozaron la vida, puse mi traje de hierro fundido y hasta hoy, y menos mal, porque sino las últimas hostias me hubieran dejado completamente demacrada.

He conseguido hacerme, he conseguido ser fuerte, y lo de hoy es solo un momento más, pero sigo deseando lo mejor a quienes me rodean, considero que no hay nada mejor que pensar que los demás merecen todo lo que pidan.

Y aquí estoy, vagando sin saber en que me he convertido y contenta porque aunque hoy mi sonrisa no me acompañe… se que mañana yo sola la vestiré de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario