jueves, 25 de marzo de 2021

Alguien que no ha construido nada.

 




  Muchas veces siento que estoy en un sitio que no es el mío, no sé. Quizás ahora sea el síndrome premenstrual quien habla pero es una sensación extraña.

 

A veces miro a mi alrededor y pienso… ¿Qué hago aquí? ¿Por qué me siento tan incomprendida? Es como si tuviera que justificar constantemente mi forma de pensar o de vivir pero sabiendo que el de enfrente ni si quiera entiende lo que digo.

 

Sí que es cierto que la soledad atrapa y quizás sea ese uno de los motivos por los que así me encuentro, que estoy mejor sola que perdiendo mi tiempo con cualquieres.

 

En lo que va de semana he oído varios:

 - “No comes bien porque tienes ansiedad”: no como bien porque me olvido de comer, me concentro al ordenador y para cuando quiero darme cuenta son las 4 de la tarde y no tengo ganas de ponerme a hacer una sopa de marisco recién pescado y me conformo con una ensalada rápida y ni siquiera esto es todos los días, es a veces.

 

- “No descansas porque tienes ansiedad”: no he dicho que no descanse, porque si que lo hago y vengo durmiendo unas 7,5h todos los días, cosa que no puede decir todo el mundo.

 

- “Te apetece tomar un tazón de leche porque tienes ansiedad”: no me apetece porque tenga ansiedad, me apetece porque desde que tengo uso de razón me gusta tomarme un colacao fresquito como merienda y es una manía tonta que tengo.

 

Demasiados médicos sin titulación hay por el mundo. Viví 7 años de mi vida con ansiedad y ataques que me paralizaban hasta el puno de dejarme sin vista y terminar en el hospital. Pasé por ictericia, por caída del pelo, brotes de dermatitis en todos el cuerpo, brotes de rosácea en la cara con inflamación y que solo se quitaban con cortisona, por enfermedades provocadas por el propio estrés… sinceramente, creo que de la ansiedad algo se y soy capaz de identificar los síntomas antes de que llegue y no, AHORA NO TENGO NI UNA GOTA DE ANSIEDAD.

 

Que no entiendas mi forma de vivir no es ansiedad, ni tampoco que no comprendas que pueda estar a más de una cosa solo porque tú no puedas hacerlo. 

Absolutamente todo lo que hago me llena y me hace feliz, estoy en el punto en el que quería estar que es disfrutando de mi vida, de mi tiempo, de las personas que me aportan y de lo que yo he elegido (no sin esfuerzo), así es que, quizás, la próxima vez que alguien se atreva a decirme como debo vivir, debe empezar a plantearse si es lo mío lo que no está bien o es lo contrario, porque no voy a volver a aceptar una crítica destructiva de alguien que no ha construido nada.

 

Y, sin venir a cuento, me reitero en la frase que tanto uso últimamente: “ya lo vamos viendo” que engloba desde un… “no me importa una mierda lo que me estás proponiendo pero es brusco decir que no tan de golpe” hasta un “sigue, sigue con tu psicoanálisis, que ya anotaré en una libreta invisible todas esas opiniones de mierda que ni te he pedido”.

 

A quienes me leéis, tened un buen día en que no quede nada por hacer, demasiada gente haciendo nada hay por el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario