miércoles, 2 de febrero de 2022

Prohibido preguntar muchas cosas.

 Cuánta razón! / Dejando las normas claras


Así me encuentro hoy, que estoy cansada de las personas, se me hacen bola, muchas se me atragantan tanto como una bola de pelo a un gato pequeño. ¿Por qué los seres humanos son así?.

Llevo días preguntándomelo, sobre todo desde que he perdido gran parte de mi intimidad y espacio vital. No pasa una hora seguida sin que alguien me pregunte algo, ya sea por algún tipo de red social o en persona. La puta era de la inmediatez me está jodiendo pero bien.

¿Qué necesidad hay de que alguien me perturbe la paz cuando estoy tranquila, con los tapones puestos y encerrada en mi habitación, para comprar algo por Aliexpress? efectivamente, ninguna. Pero vamos a analizar la situación... si tengo la puerta cerrada (indicio 1), los tapones puestos (indicio 2) y estoy sentada frente a un monitor, ocupada, haciendo mis cosas (indicio 3).... ¿no crees que quizá y sólo quizá, lo que estoy haciendo necesita que esté concentrada y no tenga tiempo para otra cosa? ¿es acaso, la compra ,algo de vida o muerte? por favor, seamos realistas, que incluso un muerto está muerto, poco voy a solucionar si llego yo corriendo. Lo que nos faltaba, que encima vendieran cadáveres por internet.

Luego está la otra parte, la parte de que los seres humanos tienen su nicho de estupidez asignado a nivel de galaxia, y hay quien lo aprovecha hasta la saciedad. Pero alma de cántaro... ¿no ves que si eres idiota y me haces una pregunta de idiotas es probable que ni te conteste? Me reitero, se nos está yendo de las manos la tontería, entre que hay mucha gente que no tiene nada qué hacer y otra mucha habita permanentemente en su nicho de la estupidez, no sabemos a quienes reducir primero.

Yo no puedo con las preguntas absurdas, la gente no lee pero tampoco escuchan. Las conversaciones del 90% de las personas que me rodean están basadas en pensar, mientras hablo, lo que me van a decir, obviando toda mi respuesta. Si supieran a la velocidad a la que se mueven los pensamientos por mi mente y el esfuerzo que me supone tener que sujetar mis caballos... al menos escucharían lo que digo, pero si no me vas a escuchar... para que me preguntas nada!

Cuando yo era pequeña, se decía eso de que "quien lleva malas contestaciones es porque quiere". Mi carácter se ampara en esa verdad de barrio.  Estoy empezando a limitar mis respuestas, para que explayarme si no vas a escuchar, para que entretenerme en argumentos, si vas a pensar lo que te de la gana e, incluso, para que contestarte si puedo hablarte con los ojos. Mucha gente no merece ni mi saliva ni el tecleo de mis dedos sobre la pantalla del iPhone. 

Señores de apple, por cierto, les hago una llamamiento, uso poco el teléfono pero con sus ultimas actualizaciones lo de la obsolescencia programada esta dejando de ser una ilusión para mi cotidianidad. ¿No creen que ya me tenían suficientemente contenta con su cagada de los Pro con el M1 y las dos pantallas? por favor, frenen un poco que vivo con ustedes en una montaña rusa de las emociones  constante. 

Entre eso, el brazo roto, la situación de Rusia y Ucrania, la política de mi país y los recientes dramas acaecidos en mi cuenta de Amazon, vivo en una noria emocional, que si, que así soy yo, que lo mismo mezclo mentalmente un conflicto casi bélico internacional con que se atasque mi tarjeta en Amazon y con un brazo partido en dos cachos, pero si no tengo tiempo de oírme pensar y todo el mundo es a hacer preguntas... ¿que queríais que pasara?¿eh?. 

Ya esta, ya se ha roto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario