miércoles, 2 de marzo de 2022

Nada es tan urgente.

 



Vivimos en la era de la inmediatez, yo creo que esto lo sabemos todos ya. He realizado estos días un experimento, que consiste en lo siguiente;

Si alguien me manda un whatsapp y no contesto en 5 días, lo dejo archivado, si la persona no insiste, me he ahorrado el tiempo de pensar que decir y decirlo, a parte de que muchas veces son tonterías que se solucionan sin mi respuesta. 


Cabe destacar que whatsapp lo utilizo en mi vida personal en general y que las cosas de urgencia que tengo que responder se encuentran por Telegram. 

 

Extendí esto a mi vida cotidiana. Si estoy atrincherada en mi habitación al ordenador, les he dicho que estoy grabando unos videos y que es mejor que no me interrumpan. El 99,9% de las veces, como tienen que posponer lo que me iban a decir, lo solucionan antes de decírmelo por lo que me ahorro otro paso.

 

Esto se puede usar para los correos eléctronicos. Si algo es tan urgente, probablemente no te llegue por ese medio, si no por una llamada. Si es el único medio que tenemos de contacto (para lo cual uso una cuenta determinada) recibirás respuesta, pero si no es el caso, vas a quedar en visto, porque a ti te da igual la respuesta y a mi la pregunta.

 

No es que haya descubierto América en un vaso de agua pero si que es cierto que las distracciones para chorradas sin importancia han disminuido bastante, y eso es de agradecer y más en picos de concentración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario